Tag

Lavado

Browsing

Recuerda que una ropa interior cuidada y de buen aspecto ayuda a que nos sintamos más confiados y mejor dispuestos a lo largo del día.

Muchas personas tienen el hábito de lavar y secar su ropa interior de cualquier manera, este no es el mejor método. Lejos de ayudarte a mantener tu ropa interior como nueva, esta acción sólo empeorará tus prendas.

 La ropa interior, independientemente del estilo y del material con que el que esté hecha, debe resultarnos cómoda y agradable a la vista.

Consideremos que es una pieza de uso diario que está en contacto con una zona de nuestro cuerpo muy delicada: Nunca está de más esmerarnos un poco en su buen mantenimiento.

Pon atención a los siguientes tips:

1.- Lava tu ropa interior a mano

Se recomienda utilizar un jabón neutro (sin aroma) o bien, uno especial para prendas delicadas. En este sentido, es muy importante recordar que no hay que excedernos en el uso de jabón, esto puede ocasionar molestias en la piel. Lavar tu ropa interior a Mano te ayudará a mantener en forma tus conjuntos. Ahora bien, si por tiempo no puedes realizar este ejercicio, utiliza la bolsa de lavado Intime que te permitirá resguardar tus prendas en la lavadora.

2.- Evita poner a secar tu ropa interior al sol

A menos de que tus prendas íntimas sean completamente blancas y tu intención sea mantenerlas como nuevas o blanquearlas, no conviene secar la ropa interior al sol. Esto hace que tienda a decolorarse con facilidad. Así que lo más recomendable es tenderla en un lugar donde circule el aire y el sol no incida de manera directa.

3.- No guardes todo apretado en un cajón

A la hora de guardar los sostenes, es importante saber cómo colocarlos para que no pierdan su forma. Si disponemos de suficiente espacio, lo mejor es apilarlos uno sobre otro, sin doblarlos. Si tenemos poco espacio, podemos colocar una copa sobre la otra, de tal forma que los aros formen un círculo.

En cuanto a los calzones, no hace falta apretujarlas como calcetines, con un doblado simple se pueden guardar sin que nos ocupen mucho espacio.

Ingresa a www.intime.cl y descubre todo lo que necesitas en ropa interior, además sigue su señal en @intimechile y si quieres emprender no dejes de seguir @clubintime.

El pelo de los niños es más delicado que el de los adultos, por lo mismo, hay que tener especial cuidado tanto en los productos que se eligen, como en las maneras y formas de lavarlo.

Estos cinco consejos tratan algunos puntos importantes en los que fijarse a la hora del lavado.  

A simple vista uno puede darse cuenta que el pelo de los niños es más delicado que el de los adultos. Por lo general, su fibra capilar es más delgada y la piel de su cuero cabelludo más sensible.

Por lo mismo, es necesario tener especial cuidado al momento de lavarlo, ocupando los productos apropiados y adoptando ciertas conductas que permitan realizar esta acción de manera adecuada.

Para hacer la tarea más fácil es que la Brand Manager de Baby Lee, Nicole León, entrega cinco útiles consejos que ayudarán a los padres cuando llegue el momento del lavado.

  1. Elige bien el shampoo

Es necesario elegir productos que cumplan con ciertas normas mínimas de cuidado y protección para los menores. Idealmente estos debieran ser PH neutro e hipoalergénicos para no irritar la piel, testeados dermatológicos, libre de parabenos y colorantes.

Un ejemplo es Rizos y Risas, el nuevo producto de la línea Baby Lee Kids, el cual además de proteger la piel de los niños por las características mencionadas anteriormente, no contiene sal. Este detalle ayuda a que los niños se sientan con más confianza al lavarse la cabeza.

  • No laves el pelo a diario

El baño diario es una rutina importante para los niños y está bien alentarla, pero según lo especificado por la mayoría de los dermatólogos, lavarles el pelo a diario no es necesario.

La recomendación a nivel general es tres veces a la semana, durante tres minutos de masaje y otros tres de enjuagado, tanto para niños como para adultos.

3. Ten cuidado con las cantidades

Es importante no aplicar demasiado producto, ya que esto puede provocar el efecto adverso de ensuciar, además de dificultar un buen enjuague.

Lo ideal es usar el tamaño de una avellana para el pelo corto y una nuez para el largo. Tampoco conviene seguir la corriente del ‘no-poo’, es decir, nada de shampoo, ya que el agua por sí sola no consigue eliminar la grasa del pelo.

4. Mantén el agua a temperatura corporal

El agua fría no es lo suficientemente efectiva al momento de sacar la suciedad del pelo, pero a su vez el agua demasiado caliente puede empeorar el problema del cuero cabelludo sensible.

Lo ideal es mantenerla tibia, a unos 37° grados, siendo esta temperatura lo suficientemente caliente como para obtener una buena limpieza y a la vez lo suficientemente fría como para no sensibilizar en exceso el cuero cabelludo del niño.

5.      Cuidado cuando seques con la toalla y el secador

Muchas personas se secan el pelo frotándolo con una toalla, pero toda esa fricción puede enredarlo e incluso dañarlo, sobre todo cuando se trata de cabellos infantiles.

El secador tampoco representa la mejor alternativa, ya que el extremo calor también causa daño.

La mejor manera de secar el pelo es envolverlo con la toalla para sacar el exceso de agua y luego, si se puede, dejar que se seque al aire.

En el invierno, cuando esta opción no es posible, lo mejor es secarlo con un secador, pero evitando la opción de máximo calor.