Tag

Dieta

Browsing

Muchas veces partimos una dieta con las mejores intenciones, pero al poco andar nos aburrimos de comer lo mismo y terminamos por abandonarla. Acá les damos algunas sugerencias para evitar que esto ocurra.

Muchos de nosotros todavía seguimos estando la mayor parte del tiempo en casa, son tiempos de incertidumbre que nos pueden llevar a sentirnos cansados de las mismas rutinas, con límites en nuestra autonomía y, para algunos, hasta sentirnos aburridos con la dieta que decidimos iniciar por los kilos extra que hemos ganado estos meses.

Respecto de este tema, Susan Bowerman, Directora de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial de Herbalife Nutrition, explica que sentirnos hastiados de nuestro plan de alimentación significa que lo estamos cumpliendo al pie de la letra y viendo resultados. Sin embargo, cuando comemos los mismos alimentos todos los días, es probable que, en general, comamos menos1. La mala noticia, dice la experta, es que el motivo por el cual comemos menos es porque nos aburrimos de la dieta, dejándonos expuesto a tentarnos fácilmente, con probabilidades de alejarnos de nuestro plan y objetivos.

“Si se sienten cansados con la dieta ahora, es una apuesta segura que no podrán continuar alimentándose de esta manera en forma indefinida. Y antes de saberlo, volverán a los viejos hábitos y el peso volverá a subir”. 

La rutina es buena, pero a veces, uno puede ir demasiado lejos, asegura Bowerman.  “Tan solo porque el plan de su dieta sugiera pollo grillado y espinaca al vapor para la cena, no significa que tenga que comer exactamente estos alimentos todas las noches de su vida. Hay muchas cosas que puede hacer para que sea interesante y lo ayude a seguir con su plan”.

Por este motivo, la especialista en nutrición de Herbalife Nutrition comparte algunos simples y prácticos consejos que podemos incorporar para no desanimarnos con la dieta:

  • Pruebe nuevas frutas y verduras. Cada bocado de frutas y verduras tiene menos calorías que los alimentos con proteínas o los granos y también ofrecen al organismo una gran cantidad de nutrientes. Aprender a que les guste una amplia variedad ayuda a que resulten más interesantes. Si ya no toleran un plato de espinaca un día más, intenten con hojas verdes con mostaza, kale o acelga. Por más que su plan de comidas diga frutillas, eso no significa que no lo pueda cambiar por kiwi para hacer un cambio.
  • Cambien el orden de las comidas y alimentos. En general, las dietas están diseñados para distribuir los alimentos en varias comidas y colaciones durante el día; en parte, para ayudar a controlar el hambre y también para ayudarlos a mantener la energía física y mental. Pero esto no significa que no puedan cambiar un poco el orden de las cosas. Tal vez el plan indique una colación proteica a media mañana pero no sienten la necesidad (o deseo) de comerla; pueden moverla para más tarde si les funciona. Si prefieren una comida más grande al mediodía, en lugar de una cena grande como indica el plan, adelante, cámbienlo. La hora del día en que consumen sus calorías no hace mucha diferencia en la medida en que no excedan las calorías totales. Y no existe ninguna razón por la cual no puedan comer “alimentos del desayuno” a la noche y comer lo que queda durante la mañana.
  • Agreguen más aderezos a sus alimentos. Mucha gente ni siquiera intenta que la comida sea más interesante cuando está a dieta -dice Susan Bowerman-. Es casi como que se estuviesen castigando, como si fuese ‘malo’ que disfruten de un plato de comida sabroso. Comer debe dar placer y no castigo; y pueden agregar sabor a sus alimentos con aderezos como hierbas, especias, jugos de cítricos y ajo, cebolla o un toque de vino o vinagre. Y no se olviden de los condimentos como la mostaza, salsa para carnes o salsa de soya; úsenlos con inteligencia ya que algunos agregan más sodio del que uno creería. El gusto de la espinaca fresca al vapor es rico, pero es mucho mejor si agregan un poco de cebolla morada o un toque de vinagre balsámico.
  • Transformen sus recetas favoritas. El sentirse aburrido con la dieta también se puede instalar cuando no están comiendo sus comidas favoritas habituales porque no son muy dietéticas. Pero con algunas sugerencias y trucos para transformar las recetas podrán, con algo de experimentación, satisfacer los deseos por sus comidas favoritas sin romper la dieta. Una vez que dominan una receta, compártanla e intercámbienla con sus amigos. Es sorprendente lo rápido que pueden armar una colección de recetas saludables.  
  • Encuentren comidas de restaurantes que funcionen con su plan de comidas. Hacer dieta puede ser aburrido si están convencidos de que nunca disfrutarán de ir a comer afuera o pedir alguna preparación rica a domicilio (mientras estemos en modo pandemia). El truco está en encontrar los restaurantes indicados. Ciertas cocinas como la asiática y la mediterránea funcionan, por ejemplo, tienden a ofrecer verduras y proteínas magras que ayudan con la dieta, así que sería un buen lugar para comenzar.