Tag

Bebida Láctea

Browsing

A raíz de la crisis social que está ocurriendo en el país, muchos hogares han sido afectados de manera económica y han tenido que realizar algunos cambios en la calidad y cantidad de los alimentos que se consumen. Es por eso que la nutricionista de Vilay, entrega algunos consejos para alimentarse de buena forma durante este periodo.

Desde que comenzaron las movilizaciones, se ha visualizado ciertas modificaciones en la alimentación de las personas, debido a factores como la pérdida del poder adquisitivo, aumento en el precio de los productos, hasta el estado anímico que puede conllevar a un cuadro de estrés.

Todos estos elementos pueden alterar el consumo de productos recomendados para una dieta equilibrada.

Una mala alimentación viene acompañada de diversas consecuencias que pueden afectar la salud y el estado de ánimo de las personas, y de esta forma, aumentar la cantidad de enfermedades crónicas no transmisibles como diabetes, hipertensión, síndrome metabólico, entre otros, debido a que no existe un equilibrio entre la ingesta y el gasto energético diario.

Según afirma María Ignacia Von Jentschyk, nutricionista de Vilay, marca chilena líder en el mercado de bebidas vegetales, en momentos de crisis el acto de comer es una conducta donde los factores psicológicos y emocionales cobran gran importancia.

Por eso, existe el tipo de comedor emocional que debido a ciertos cambios en su estado de ánimo, aumentan la ingesta de alimentos dulces y calóricos presentes en diversos productos.

De acuerdo al estudio Penaforte et al (2018), que relata el efecto de los alimentos dulces en el organismo, señala que un alto número de personas consumen este tipo de alimentos para liberar endorfinas y sentir el efecto del placer y felicidad.

Para alimentarse de buena forma en tiempos de crisis, la nutricionista de Vilay recomienda lo siguiente:

  1. El hecho de tener horario de rutinas establecidos, generar una estructura de vida en la alimentación de las personas.
  2. Evitar saltarse las comidas, ya que comer cada 3-4 horas es una estrategia que se utiliza para disminuir los niveles de ansiedad.
  3. Evitar el hambre emocional, si es aquella que aparece de forma repentina, se debe a un antojo en específico y se hace imposible posponerlo. Para eso se aconseja realizar sesiones de respiración en 3 inhalo- retengo- exhalo, puedes tomar 1 vaso de agua y/o realizar una sesión de meditación.
  4. Si hay mucha ansiedad de comer productos dulces, es necesario buscar alternativas más saludables, lo que permitirá salir del ciclo que genera el consumir los alimentos altos en azúcares y grasas (ultraprocesados). Una de ellas pueden ser las bebidas vegetales Vilay, mezclado con avena, frutas, frutos secos, además se pueden realizar preparaciones saludables como queques y  galletas.
  5. No olvidar la hidratación. Muchas veces creemos tener “hambre”, pero no es más que una señal del cuerpo frente a bajos niveles de hidratación. Para eso es necesario consumir 1 – 2 vasos de agua.
  6. Es importante mantenerse activo/a, es decir, realizar al menos 150 minutos semanales de actividad física intensa, o una combinación equivalente de actividad moderada y vigorosa.
  7. Intentar hablar con alguien de confianza, muchas veces la conversación y los abrazos liberan hormonas placenteras que combaten el estrés y por lo tanto la ansiedad.

Tal como se menciona anteriormente, para prevenir alguna situación de estrés emocional, a través de las comidas, es necesario conocer los alimentos adecuados que se pueden consumir para mantener una dieta equilibrada y saludable durante los tiempos de crisis.