Tag

Almuerzos

Browsing

Tradicionalmente mayo es el Mes del Mar, y desde la comunidad Nos Gusta El Vino (www.nosgustaelvino.cl), de Vinos de Chile, recomiendan las cepas que mejor maridan con diferentes preparaciones de pescados y mariscos, más allá del típico blanco.

El Mes del Mar es de gran relevancia para Chile, ya que nos recuerda que somos un país cuya condición geográfica esencial nos ha impuesto, desde nuestros orígenes, una vinculación estrecha con el mar.

Por algo contamos con una Zona Económica Exclusiva que se aproxima a los 3,4 millones de kilómetros cuadrados, que es 4,5 veces mayor a la superficie continental de nuestro territorio, hay que recordar que el 96% del comercio internacional se realiza por vía marítima mediante el tráfico de flotas mercantes.

Hablando de gastronomía, nuestras costas nos proveen de una inmensa variedad de pescados y mariscos. Y mito o no, durante años se ha asegurado que, en la mesa, estos deben acompañarse de vino blanco.

Una cuestión más de gustos que de reglas, lo cierto es que también hay tintos que maridan muy bien con platos protagonizados por productos del mar.

En el caso de los tintos, hay que entender que hay tintos y tintos. “Y para su maridaje con platos marinos se deben tener en cuenta los taninos, seleccionando aquellos vinos que tengan baja carga tánica, especialmente con los platos que tienen limón, ya que la acidez y los taninos chocan y suelen dejar un gusto metálico y amargo no muy agradable”, señala la enóloga Rocío Marchant, de Vinos de Chile.

Teniendo esto en cuenta, las cepas tintas que van perfecto con preparaciones marinas son:

–          PINOT NOIR. Un vino ligero, afrutado y con buena acidez, además suelen tener un paso en barrica que le otorgan notas ahumadas.

–          GARNACHA. Suelen ser vinos de taninos suaves, afrutados y persistentes, un buen hit con platos con pescados.

–          PAÍS. La variedad que se ha arraigado al campo chileno y que tiene taninos suaves y amables, ideales para pescados y preparaciones un poquito más rústicas.

¿Y los blancos? Bueno, los preferidos son Sauvignon Blanc y Chardonnay.

  • SAUVIGNON BLANC. Íntimamente ligado a climas fríos, y en Chile históricamente al Valle de Casablanca, esta variedad está definida por la palabra frescor. Son vinos altamente aromáticos, caracterizados por frutos cítricos, manzana verde, pera crujiente, y/o piña vibrante, y quizás con un pedregoso borde mineral. Notas que maridan con mar y recetas costeras que exigen un vino que balancee la potencia de sus platos.
  • CHARDONNAY. Un favorito a nivel mundial entre los vinos blancos, esta uva ha mostrado saber adaptarse en áreas de climas fríos tales como Casablanca, San Antonio, Aconcagua y de modo más reciente y con mucho éxito en Limarí. Intenso en boca, es una cepa que se muestra vibrante en los terruños correctos, produciendo uvas que agradecen el paso por madera otorgándole complejidad y tonos a avellanas tostadas en su justa medida. Perfecto para pescados de cuerpo completo y carnes blancas.

Hay ocasiones en las que por motivos laborales y académicos, los menús a los que se puede acceder no son precisamente amigables para la dieta, lo cual puede causar intranquilidad y sentimiento de culpa.

La realidad es, que somos conscientes de la importancia de llevar una dieta adecuada, pero, ¿qué hacer cuando el entorno está en contra de ello? La respuesta, aunque sorprendente no es comer ensalada, sino un sándwich y hoy te explicamos el porqué.

Los beneficios del sándwich

Atrás quedaron los tiempos de engullir ensaladas y pasar hambre. Está demostrado que además de no integrar todos los nutrientes necesarios, la ensalada se digiere tan rápidamente que a las pocas horas regresa el apetito, incrementándose la incidencia de desagradables atracones.

Por ello, lo que aparentemente pareciese la alternativa más saludable se torna un error de principiante a la hora de guardar la línea.

Como respuesta a esto están los sándwiches, que a pesar de haber sido tachados en numerosas ocasiones como una alternativa grasosa y engordante, resultan aunar todos los beneficios de un plato de dieta pero en formato compacto.

Un sándwich bien compuesto es fuente de proteínas, vitaminas, minerales, fibra y grasas saludables, es decir, todo lo necesario para nutrirse adecuadamente y sentir una saciedad prolongada.

Elegir un buen sándwich

Como muy probablemente estés pensando, no todos los sándwiches son saludables, y eso es cierto, pero el culpable no es el plato sino quien lo seleccionó. En este sentido, escoger la combinación de ingredientes más saludable procurará que no se produzcan autoengaños y sorpresas a largo plazo en la báscula.

Apuesta por carnes blancas como la del pollo, verduras para dar variedad, quesos poco grasos para procurar una correcta fuente de calcio y una salsa no muy azucarada como la mostaza. Asimismo, otras alternativas como la tortilla o el lomo, también son ideales como relleno para sándwich.

Teniendo en cuenta los ingredientes que sí quieres en tu sándwich, te será más fácil no caer en la tentación de escoger ingredientes poco saludables. Es más, otro beneficio que tiene este plato es que puedes prepararlo para llevar e incluso, pedirlo a domicilio. Con respecto a esta última opción, sería tan sencillo como encontrar el restaurante más cercano a tu zona y solicitar tu menú introduciendo la dirección de tu puesto de trabajo o centro educativo. En pocos minutos el pedido llegará aún caliente, garantizando un almuerzo muy óptimo.

A modo de recomendación, para que sepas a qué tipo de restaurante dirigirte, te animamos a que pruebes los sándwiches delivery de Juan Maestro, cuya carta está repleta de opciones sumamente amigables con la dieta y con una excelente calidad-precio. Además, debido a sus casi 40 años sirviendo, los que para mucho son y serán los mejores sándwiches del país, cuenta con una vasta experiencias en el servicio al cliente, sumándose a esta la eficaz capacidad de solvencia frente a  cualquier problema.

El sándwich como el súper alimento de los trabajadores

Como has podido observar, la falta de tiempo o el estrés no son excusas para prescindir del momento del almuerzo. El sándwich es fácilmente transportable, sencillo de comer y repleto de nutrientes que aumentarán tu rendimiento y te liberarán de los remordimientos.

Incluso de cara a reuniones de empresa, el pedir sándwiches a domicilio y presentarlos correctamente emplatados es un detalle que aunque austero, resulta elegante, creativo y minimalista, un combo seguro para quedar bien y que todo el mundo valore el ingenio volcado sobre el evento.

Así que no lo pienses más, abandona la mentalidad ensalada y pásate al sándwich mood, serán todo beneficios y te sentirás más feliz.