Tag

Alimentación

Browsing

Seguramente varios de nosotros pasamos buena parte de 2020 descubriendo recetas y cocinando cosas deliciosas y reconfortantes mientras nos quedamos en casa.

El año pasado, el cambio en nuestra rutina fue tan drástico que es lógico que hayamos dejado de lado algunos de nuestros hábitos saludables. Estamos comenzando el año, con la esperanza de que en los próximos meses la vida recobre cierta normalidad, ¿cómo logramos recuperar el control de nuestra dieta? Según la Directora Senior de Educación y Capacitación en Nutrición Mundial en Herbalife Nutrition, Susan Bowerman, la clave es implementar cambios en el estilo de vida que promuevan una dieta saludable hoy y en el futuro:  

1. Seguir preparando comida (saludable) en casa: Un aspecto positivo generado por la pandemia es que más personas cocinan en casa. Aunque los restaurantes vuelvan a abrir, cocinar la mayor cantidad de comidas en casa puede ayudarnos a incorporar alimentos con mayor densidad de nutrientes a la dieta diaria. Esto implica utilizar una variedad de frutas y verduras coloridas, alimentos ricos en grasas saludables como aceite de oliva, palta y pescados, cereales y legumbres con alto contenido de fibra y fuentes de proteína magra, incluyendo proteínas vegetales. Si bien algunos estamos cansados de cocinar, experimentar con ingredientes frescos y nuevas recetas en la cocina puede hacer que una dieta saludable y deliciosa sea divertida. 

2. Disfrutar de la comida para llevar saludable:  Hasta que podamos comer normalmente en un restaurante -sin aforos limitados o tanta espera- muchos optamos por comida para llevar. En lugar de usarla como excusa para excederse, intenten elegir comidas lo más parecidas posible a su dieta saludable habitual.  Como, probablemente, consulten los menús en línea para analizar qué ofrecen, tómense su tiempo para seleccionar opciones que contengan muchas verduras y proteína magra, por ejemplo, un salteado saludable o una ensalada que incluya proteínas.  Si deciden pedir comida de más para tener suficiente para el día siguiente, separen la porción para mañana de inmediato así no se tientan ni comer en exceso. 

3. Relacionarse con personas con mentalidad e intereses similares: Cuando se trata de implementar cambios en la dieta y el control de peso, contar con el apoyo de una comunidad puede marcar una gran diferencia. Busca personas que compartan tu deseo de adoptar un estilo de vida más saludable o controlar el peso y conéctense con ellas. Compartir tus recetas saludables preferidas, explicar en detalle los desafíos, ayudarse mutuamente a asumir responsabilidades y cocinar juntos –incluso en forma remota– puede ayudarlos a hacer cambios significativos en el estilo de vida.

4. La preparación es clave: Trabajando desde casa es fácil comer snacks o colaciones sin pensar y optar por alternativas poco saludables que están al alcance de la mano. Pero también es sencillo escoger opciones saludables si se está preparado y lo tienen listo y a la visita. Con zanahoria, apio y hummus, puedes preparar un picoteo sustancioso. Un plato de frutas frescas sobre la mesa de la cocina te invitará a cortar rodajas de manzana o agregar un plátano a un batido proteico y rápido.

Si bien planear con anticipación las comidas puede llevar mucho tiempo, es más probable que respetes el plan de alimentación saludable durante toda la semana. Un refrigerador, freezer y despensa bien surtidos con cereales saludables, como arroz integral o quínoa; variedad de verduras limpias y cortadas; pechugas de pollos y pescados de cocción rápida; atún, salmón o porotos enlatados en la despensa; o camarones o hamburguesas vegetarianas en el freezer, pueden ayudar para preparar platos, ensaladas y salteados saludables cada día. 

“El año pasado planteó muchos desafíos en diferentes niveles. No se torturen si subieron de peso o no hicieron tanta actividad física como hubieran querido. Además, si se alejan de su plan de alimentación saludable durante un tiempo, supérenlo y vuelvan al ruedo. Alimentar el cuerpo con los nutrientes correctos y realizar actividad física periódica son hábitos saludables que pueden mantener. ¡Esa debe ser su motivación: saber que es una de las mejores cosas que pueden hacer por ustedes mismos!”, concluye la experta de Herbalife Nutrition. 

La empresa chilena Vilay se prepara para el lanzamiento de su nueva línea de productos Alternative! Reemplazo cárnico, la protagonista es la proteína de haba.

La cuarentena instó a las personas a pensar en torno a su alimentación. La agencia Nielsen informó de un aumento del 264% en las compras de alternativas a la carne durante el primer trimestre del 2020, lo que significó el mayor aumento en cualquier categoría durante la pandemia.  Un reciente estudio de la FAO reveló que el consumo de carne a nivel mundial cayó un 3% desde el año pasado, su mayor reducción desde el año 2000. En parte, debido a las restricciones logísticas de la pandemia, pero también por cambios en los hábitos alimenticios.

En Chile, el 6% de los encuestados se declaró vegetariano o vegano en la última Encuesta Nacional de Medio Ambiente (2018), lo que equivale a un millón y medio de chilenos que no consumen carne o alimentos de origen animal. También, es importante considerar que, según estudios internacionales, en Latinoamérica entre un 50% y 100% de la población tiene algún nivel de intolerancia a la lactosa.

La revolución vegetal de Chile al mundo

Lo que hasta hace unos años era una tendencia minoritaria, hoy es una realidad que seduce a muchos inversionistas y reconocidas multinacionales que se han dedicado a la producción de lácteos y carne animal, han decidido ampliar sus operaciones presentando líneas Plant Based, en total, según el portal MarketsandMarkets, se pronostica un crecimiento anual de la carne vegetal de un 15% hasta alcanzar los casi 28.000 millones de dólares en 2025. En comparación, el mercado de la carne animal solo crecerá un 3% al año.

El año 2017, un padre de familia y su mejor amigo se enfrentaron a una problemática: su hijo y ahijado es alérgico a la proteína de la leche de vaca y no encontraban una bebida vegetal rica y al alcance del bolsillo, “las marcas de leches vegetales eran todas importadas y no conocían el paladar chileno, eran carísimas para la mayoría de la población”, señala Jorge Kuncar CEO de Vilay.

En tres años Vilay logró posicionarse como la marca líder en bebidas vegetales de Chile con presencia en los principales supermercados y tiendas especializadas del país. Entre 2018 y 2019 el mercado de bebidas vegetales en Chile creció más de un 70% de su volumen, lo que equivale aproximadamente a más de cuatro mil litros consumidos anualmente. Actualmente, la empresa exporta sus desarrollos desde Chile hacia países como República Dominicana, Brasil, Perú, Venezuela y pronto abrirá oficinas en Estados Unidos.

En diciembre del 2020 Alternative! De Vilay lanzó la primera crema sin lactosa, plant based y vegana de américa latina y este año aseguran que “los lanzamientos que se vienen van a revolucionar el mercado,  tenemos más de una decena de productos en desarrollo y seis que ya están en lanzamiento”, señala el emprendedor chileno.

Más que carne

Más del 70% de la deforestación del Amazonas se debe a la producción de carne, tanto para hacer pastar a las vacas y también para plantar soya destinada a alimentar a las vacas. Si el mundo redujera el consumo de la carne animal, todo ese suelo se podría utilizar para plantar vegetales y alimentar directamente a la población. Un kilo de carne alcanza para 5 o 6 personas. Y se necesitan de 15 a 20 kilos de cereales para alimentar a las vacas. Por el contrario, un kilo de lentejas puede alimentar a más de 10 personas. Según cifras del INIA, producir un kilo de legumbres requiere 50 litros de agua, mientras que producir un kilo de carne de vacuno necesitan alrededor de 13.000. Ante eso, Vilay decide lanzar su línea de Carne Alternative! 100% vegana, plant based pero con textura, sabor y aroma superior.

La línea de carne Alternative incluye hamburguesas tipo vacuno y pollo; además de Molida en un formato de 500g. Con un contenido de proteína vegetal de 18 y 20 gramos respectivamente. Los productos desarrollados por personas en las cocinas de Vilay han sido exportados a diferentes países de la región, consolidando la imagen del país como un polo de desarrollo e innovación en la industria alimentaria global.

La alimentación plant based ha sido catalogada como un equilibrio entre alimento y experiencia, en la que te nutres y al elegir con conciencia eres parte de un cambio que beneficia tu salud, la defensa de los animales y la protección del medio ambiente. Hoy el liderazgo del desarrollo alimentario lo lleva un emprendimiento chileno que está escalando y entrando a competir con las grandes multinacionales, desde Chile para el  mundo.


Sin dudas el año 2020 fue uno de los más desafiantes que nos ha tocado vivir y muchos de nosotros estamos listos para apretar el botón de “reinicio” y llenar el nuevo año con tanta positividad y bienestar como sea posible.

De hecho, según la tercera encuesta anual “Cierre del Año”, las resoluciones número uno que se hallaron fueron hacer más ejercicio, tomar decisiones de alimentos más saludables y poner el foco en el auto cuidado, nos comenta Samantha Clayton, Vicepresidenta de Rendimiento Deportivo y Educación Física Mundial de Herbalife Nutrition.

“El inicio del Nuevo Año es una gran oportunidad para establecer nuevas metas de ejercicios y trabajar hacia ellas teniendo un estilo de vida más saludable”, afirma Clayton, quien nos entrega cinco resoluciones, decisiones o metas que deberíamos proponernos para asegurarnos un 2021 más feliz y saludable:

  1. Priorizar el ejercicio en familia: Algo que aprendimos este año -dice la experta de Herbalife Nutrition- es que tanto nuestra familia como nuestra salud son importantes. Muchos de nosotros pasamos tiempo importante con la familia. Además de las clases escolares desde casa, ¿no les encantó tener tiempo extra con sus seres queridos? A medida que retomamos la vida bajo la nueva normalidad, asegúrense de dejar tiempo para continuar dedicando a la familia. La actividad física, adentro o al aire libre, es un pasatiempo que ideal para compartir. Pueden ser caminatas familiares, mini desafíos de ejercicios en casa, mantenerse activo mientras nos divertimos en familia; es una situación donde todos ganamos. 
  • Intenten hacer algo nuevo: Si ya tienen una rutina regular de ejercicios, ¡es perfecto! Pero incorporar actividades variadas los ayudará a continuar desafiando su cuerpo. Inscribirse en esas clases de yoga que tienen ganas de probar; comprométanse a hacer una actividad nueva este año. Básicamente, no pueden incrementar su nivel de condición física si siempre hacen lo mismo. Independientemente de la actividad que estén haciendo, la mejor manera de garantizar que están haciendo lo suficiente es programar las rutinas de ejercicios del día. Si estamos muy ocupados, hacer ejercicio puede ser fácilmente lo primero que olvidemos hacer. Además, hacer un seguimiento de los ejercicios diarios y cuánto tiempo entrenaron los ayuda a asumir la responsabilidad cuando no tienen a la familia, amigos o grupo de soporte cerca para motivarlos.
  • Liberen la mente: más sociales, menos redes: Es mucho más fácil completar un programa de entrenamiento cuando uno tiene a alguien para compartirlo. Durante el 2020 tuvimos que depender de la tecnología, incluso para hacer ejercicio y mantener la responsabilidad asumida. Si bien la tecnología es una excelente herramienta para buscar recetas, rutinas de ejercicios y contenido motivacional, uno quiere estar seguro de usarla para mejorar y no para abrumarse con pensamientos cargados de mensajes negativos. La ansiedad puede distraer nuestras metas de bienestar. Este año debemos mantener la salud mental intacta, haciendo una pausa con el teléfono y estando presentes. Invitar a un/a amigo/a o miembro de la familia para hacer ejercicio juntos los ayudará a sentirse mejor dado que podrán compartir tiempo con ellos en forma presencial, y además tendrán esa conexión uno a uno que es tan necesaria para nuestra psiquis y nuestros resultados físicos.
  • Adopten una dieta vegetariana: Los alimentos vegetales como los camotes y los granos enteros ofrecen excelentes carbohidratos para obtener energía, pero también es importante asegurarse de obtener proteínas de alta calidad para desarrollar y restituir los músculos; es una combinación perfecta como colación después de hacer ejercicio. Es fundamental evitar las calorías vacías y optar por alimentos densos en nutrientes cuando estamos estresados u ocupados, que nos ayudarán a sentirnos satisfechos por más tiempo. Resultado final: si no prestan demasiada atención a los hábitos alimentarios, no obtendrán los resultados que desean.
  • Pensar en el lugar del otro: “Estoy hablando de dar un paso más en los hábitos saludables e ir más allá de ustedes mismos para ponerse a pensar en ofrecer nutrición sustentable a otros.”  La pandemia global aumentó la inseguridad alimentaria y existirán potencialmente 132 millones de personas afectadas por la desnutrición para fines de 2020. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura, un tercio (o 1.300 millones de toneladas) de todos los alimentos procesados en el mundo se pierden o desperdician, algo que profundiza aún más la crisis de inseguridad alimentaria del mundo. A través de la campaña Nutrición para Hambre Cero, Herbalife Nutrition ayuda a enfrentar estos desafíos mundiales del hambre, la inseguridad alimentaria y la desnutrición, ofreciendo recursos y conocimiento técnico críticos a las comunidades del mundo entero, con la asistencia de nuestra red de socios que son organizaciones sin fines de lucro líderes. En el nuevo año, encuentren alguna causa que sea importante para ustedes y busquen formas de retribuir a las comunidades.

El inicio de un nuevo año, finaliza Samantha Clayton, es el momento perfecto para reflexionar sobre qué desean cambiar o mejorar en la vida. ¡Mucha suerte en su camino personal y salud para nuestro bienestar en 2021!

Cada año parece haber una nueva tendencia en dietas y con tantas “modas” tanto pasadas como presentes, no es de extrañar que una encuesta reciente en Estados Unidos revelara que el 43% de los estadounidenses están siguiendo un plan específico de alimentación, donde el ayuno intermitente emerge como la principal tendencia de dieta de 2020.

¿Por qué hacemos dieta? ¿Es bueno o malo hacer dieta?

Para responder a estas preguntas y hacer un recorrido por las dietas que están marcado tendencia este año, recurrimos a Susan Bowerman, Directora Senior, Educación y Capacitación en Nutrición Global Herbalife Nutrition y al médico chileno Pedro Barreda.

“El problema del sobrepeso y obesidad es tan grande que cualquier dieta milagrosa llama la atención. Y cualquier cosa que pudiera solucionarlo, aún más. Puede probar, ver si le da resultado, que escuche a su cuerpo, porque debemos darle a la gente una ventana de opciones en un ambiente que es obesógeno y sin movimiento. Pero lo realmente importante acá es entender que la obesidad es una enfermedad y debe ser tratada como tal.  No podemos guiarnos por internet, lo que es bueno para uno, no necesariamente lo es para otro”, afirma Pedro Barreda.

Según Bowerman, hay buenas y malas dietas: todos conocemos a personas que eligen los alimentos con cuidado y comen bien, al igual que conocemos a otras que parecen no comer más que comida rápida y bebidas. Y, si necesitas perder peso, entonces “hacer dieta”, en el sentido más general, es probablemente algo bueno siempre que tu plan sea uno que puedas seguir, esté bien equilibrado y conduzca a un índice saludable de pérdida de peso.

Por otro lado, las tendencias, ya sean gastronómicas o de moda, suelen tener una vida útil muy corta. Si la última dieta de moda omite los principales grupos de alimentos, si es tan estricta que no puedes seguir con ella, o si es tan baja en calorías que no tienes energía o si pierdes peso demasiado rápido, es poco probable que te proporcione un control de peso saludable a largo plazo.

El doctor Barreda señala que lo importante es estar enfocado en la pérdida de grasa y no de músculo, y muchas dietas restrictivas consiguen justamente lo segundo, sin favorecer la pérdida de grasa corporal, cuyo exceso es lo dañino para la salud. Por eso es importante conocer nuestro metabolismo basal, pues si ingerimos menos calorías de las que necesitamos para las funciones básicas del organismo, como respirar o latir del corazón, las personas no solo pierden musculatura, sino que además no lo resisten y viene el famoso “rebote” de las dietas.

Las dietas más populares en 2020

Ayuno Intermitente: Muchas dietas se centran en qué comer, pero el ayuno intermitente se trata de cuándo comer. El ayuno intermitente tiene varias variaciones, pero la forma más popular es aquella en la que todos los alimentos del día se consumen dentro de un período de 8 horas mientras ayunas durante las 16 horas restantes, explica Susan Bowerman.

Tu cuerpo depende principalmente de la glucosa para obtener energía, que se deriva principalmente de los carbohidratos que consumes y está disponible a partir de la glucosa circulante en el torrente sanguíneo, así como de las reservas en el hígado y los músculos. Cuando los suministros de glucosa disponibles disminuyen, como después de muchas horas sin comer, tu cuerpo experimenta cambios metabólicos y comienza a quemar grasa.

Si bien esta puede ser una forma natural de reducir las calorías, dado que para la mayoría de las personas significa eliminar al menos una comida, puede afectar la ingesta de nutrientes si no se toman decisiones cuidadosas. No asumas que ya que estás ayunando parte del tiempo, puedes comer lo que quieras (en la cantidad que sea) cuando finalmente comas. Es un error común y no te ayudará a obtener los resultados que buscas.

Dieta Keto: Pérdida de peso rápida, aumento de energía y desarrollo muscular son las afirmaciones de la dieta cetogénica (también conocida como dieta keto). Esta dieta alta en grasas y muy baja en carbohidratos te alienta a comer carne, pescado, aves y grasas, mientras restringe frutas, verduras, lácteos, granos y legumbres.

Para Bowerman el principal problema con la dieta keto es que es muy desequilibrada, con una ingesta recomendada de hasta el 70% de las calorías provenientes de la grasa, y los carbohidratos están limitados a tan solo el 5% de las calorías. Sin los carbohidratos adecuados, el cuerpo funciona con cetonas como combustible (una condición conocida como cetosis). Las cetonas son subproductos del cuerpo que descomponen la grasa para obtener energía, pero para que tu cuerpo permanezca en cetosis, se debe seguir un plan estricto bajo en carbohidratos. Si rompes con el plan y consumes más carbohidratos, la pérdida de peso se ralentizará y deberás comenzar el proceso de nuevo.

Además, las cetonas no alimentan tu cerebro de manera adecuada y la dieta puede contribuir al estreñimiento y al mal aliento. Debido a la naturaleza limitada de la dieta, el plan cetogénico carece de fibra, calcio, vitaminas, minerales y fitonutrientes adecuados.

La Dieta Paleo: A menudo conocida como la “dieta del hombre de las cavernas”, la dieta Paleo incluye alimentos que se cree que son la base de la dieta de nuestros antepasados y que muchos creen que está más alineada con nuestra estructura genética. Este patrón de alimentación es rico en proteínas (carnes y huevos), verduras, nueces y semillas. Los alimentos restringidos incluyen cereales, legumbres, papas y lácteos.

Como resultado, esta dieta puede ser inadecuada en carbohidratos y fibra, y también carecer de calcio. Sin embargo, en el lado positivo, la dieta aconseja limitar los azúcares refinados y los alimentos muy procesados. Aunque la Paleo no es específicamente una dieta para perder peso, a menudo se produce pérdida de peso.

Ciclo de Carbohidratos: Es una especie de híbrido de una dieta baja en carbohidratos y ayuno intermitente. La idea es que ajuste la ingesta de carbohidratos a tus necesidades durante un período de tiempo en particular, que puede ser tan frecuente como todos los días, de modo que esencialmente ingieras más carbohidratos cuando las necesidades sean altas y reduzcas cuando necesites menos. Entonces, en esencia, hay días en los que “te deleitas” con los carbohidratos y en los que “ayunas”.

En realidad, los atletas han realizado una forma de ciclo de carbohidratos durante décadas, en forma de carga de carbohidratos (o lo que técnicamente se conoce como “supercompensación de glucógeno muscular”).

Sin embargo, para los no deportistas, el plan tiene un objetivo más sencillo: ayudar a perder peso. La creencia es que los días bajos en carbohidratos promoverán una mayor pérdida de grasa, pero esto solo funciona cuando se adhiere estrictamente a una dieta baja en carbohidratos, no cuando se enciende y apaga el ciclo. Si el ciclo de carbohidratos promueve la pérdida de peso es porque simplemente restringe la ingesta total de calorías en los días con menos carbohidratos. Pero sin ningún estudio clínico sobre el ciclo de los carbohidratos, es difícil saber si es más efectivo que simplemente restringir las calorías.

Dieta libre de gluten: Los alimentos sin gluten son imprescindibles para quienes tienen enfermedad celíaca o quienes tienen sensibilidad al gluten. Hace años, la dieta sin gluten comenzó a popularizarse como estrategia para bajar de peso, ya que eliminó de forma natural los alimentos que contienen trigo de la dieta, como el pan, las galletas saladas, la pasta y los cereales. Sin esos alimentos, los que siguen la dieta consumen principalmente proteínas, frutas, verduras, productos lácteos y algunos cereales sin gluten.

Para aquellos sin enfermedad celíaca o sensibilidad al gluten, la dieta aún está bien balanceada ya que la mayoría de los alimentos, con la excepción de los que contienen gluten, están permitidos. Pero si lo que buscas es perder peso, no hay garantía a menos que también cuentes las calorías.

Céntrate en una nutrición equilibrada y sostenible

“La nutrición es compleja y personal, y las personas responden de manera diferente a diferentes dietas. Pero lo importante es hacer de una nutrición sana y equilibrada un hábito sostenible. Para luchar por ese equilibrio, intenta incorporar alimentos ricos en nutrientes, aquellos que proporcionan una gran cantidad de nutrientes como proteínas, carbohidratos, grasas, vitaminas y minerales, en relación con su costo de calorías”, asegura la Directora Senior, Educación y Capacitación en Nutrición Global Herbalife Nutrition.

Buenos ejemplos de alimentos ricos en nutrientes son las proteínas magras, las verduras, las frutas, los cereales integrales, los frijoles y una cantidad modesta de grasas saludables. También es importante tener en cuenta que algunos nutrientes esenciales, como las proteínas, no provienen solo de la carne. Las fuentes de proteínas de origen vegetal, como legumbres y los cereales integrales, son una forma excelente y saludable de asegurarse de obtener la proteína que necesita junto con otros beneficios.

El doctor Pedro Barreda coincide con Bowerman y al margen de las dietas de moda, el doctor Pedro Barreda prefiere hablar de una buena nutrición. Una que se adopte como estilo de vida, no como algo temporal y que incluya el movimiento y la actividad física. Una nutrición basada en los macronutrientes: proteínas, lípidos y carbohidratos. Los primeros, intocables y claves para las funciones del organismo, generar saciedad y mantener la musculatura; los segundos, privilegiando siempre las grasas saludables como salmón, frutos secos o palta. Y los terceros, con restricciones, pero no eliminarlos. Preferir los integrales y evitar las harinas refinadas y azúcares.  

Las dietas milagros pueden producir un efecto rebote al cabo de un tiempo y las consecuencias no solo afectan a nuestra salud, sino a nuestro objetivo de perder peso de manera estable y perdurable en el tiempo.

Los niveles de sedentarismo en el país aumentaron de manera exponencial debido a los más seis meses de cuarentena radical en Santiago y algunas regiones, motivado al COVID-19, sin embargo, recientemente con la vuelta a la normalidad, se ha incrementado el numero de personas que asumen cambios de hábitos para recuperar la figura de cara al venidero verano, sin embargo, hay quienes deciden tomar “atajos” para lograr ese objetivo del cuerpo soñado, te recomendamos ¡No lo hagas!.

Tener momentos de actividad en el día para romper la quietud o realizar de forma regular ejercicios programados, indiscutiblemente es una práctica que te ayudará a mantener cuerpo y mente saludables.

Ahora bien, a la hora de tener como objetivo principal “perder peso”, el ejercicio físico es solo una parte de nuestra tarea, el éxito o fracaso, dependerá en gran parte de la motivación que tengamos y una correcta alimentación.

Giselle Koch, nutricionista de Figurella, (sistema de reducción de medidas, único para mujeres, certificado por contrato y con más de 8 años en Chile) nos cuenta los errores más comunes que cometen las personas a la hora de iniciar un proceso de cambio de hábitos:

Desmotivarse: es importante que seas realista y antes de comenzar un cambio en tu alimentación, tengas en cuenta que el proceso es lento y requiere de un trabajo consciente y constante, ya que se trabaja en modificar hábitos, para lo que no existen tiempos definidos, por lo que es necesario esperar un período de semanas para verlo reflejado en los cambios corporales.

Optar por una dieta milagrosa: El acceso a Internet y el mundo digital nos pone frente a dietas milagros, suplementos prometedores y una cantidad de información que nos puede llevar por el camino menos saludable, algunas sugieren la reducción de ingesta de carbohidratos, consumo excesivo de proteínas, hasta no comer por varias horas y tomar puros líquidos. La realidad es la siguiente: En cuanto a la nutrición, lo atajos no son buenos. Esto puede producir un efecto rebote al cabo de un tiempo, y las consecuencias no solo afectan a nuestra salud, sino a nuestro objetivo de perder peso de manera estable y perdurable en el tiempo.

 Reducir drásticamente la ingesta de comidas: Pasar hambre nunca será la solución. Es cierto que debe existir un déficit calórico, consumir al día menos calorías de las que se utilizan o gastan, pero no se trata de morir de hambre, sino de hacer una correcta elección de alimentos que, con menor densidad de calorías, pero que aún así seguirán aportando nutrientes y además te darán saciedad, tales como: legumbres, cereales, carnes magras, frutas enteras, vegetales, lácteos descremados, etc.

Menos momentos o tiempos de comida en el día: Consumir varias comidas, o tener varios tiempos de comidas diarias hará posible que controles mejor el apetito, y con ello evitarás el “picoteo”.

Mala calidad del sueño: Dormir bien o mal va a ser crucial a la hora de regular nuestro organismo. Tener una buena calidad del sueño asegurará que nuestro organismo se recupere adecuadamente y mantenga regularizados nuestros ciclos hormonales, de lo contrario, pueden verse afectados estos ciclos hormonales, y afectar hormonas encargadas de regular nuestro apetito.

Evita el estrés: El estilo de vida estresado es perjudicial para mantener nuestro organismo en equilibrio, más, si estamos comenzando un proceso de cambio de hábitos alimentarios. Raramente conseguirás comer a las horas idóneas, prepararte la comida correcta y disfrutar de tus platos.

Romper la quietud, sumar más movimiento y realizar ejercicio de forma regular: mantener un buen componente muscular y funcional, es clave para poder disminuir los depósitos grasos almacenados de forma excesiva. Es por eso que se hace necesario combinar los aspectos nutritivos con la práctica de actividad o ejercicio físico de forma regular. Sin este último factor, difícilmente lograrás provocar el déficit energético de forma saludable.

No incluir frutas: Las frutas son alimentos con pocas calorías, pero un valor nutritivo muy alto. Además, contienen fibra que ayuda a regular nuestro tránsito intestinal y nos hacen sentir saciedad.

No controlar el azúcar y la sal: Mientras la sal es responsable de la retención de líquidos, el exceso de consumo de azúcar aumenta los niveles de insulina.

Comer productos light: Existe mucho marketing detrás los productos light, que la mayoría de las veces ni si quiera es en referencia a su bajo contenido de calorías, en la medida de lo posible, es mejor evitarlos.

Estos consejos generales, te ayudarán a disminuir el sedentarismo y mantenerte el ritmo, mientras se cumplen los días de aislamiento y puedes retomar las sesiones de Figurella, un sistema de reducción de medidas que combina 30 minutos de ejercicios localizados en una cabina térmica, con 15 minutos de oxigenoterapia y 15 minutos de presoterapia, ayudando a reducir medidas sin efecto rebote.  Para más información consulta en www.figurella.cl   @figurellachile.cl     @FigurellaChileOficial

SUCURSALES:
Figurella Costanera: Tel: 227595000
Figurella Colón: Tel: 229078677
Figurella Vitacura: Tel: 222190121
Figurella Tabancura:  Tel: 232249269                                                          
Figurella Chicureo: Tel: 227595041                                               
                
Figurella Huérfanos:  Tel: 232961813    

   

La mayoría reconoció que durante la pandemia tuvo un momento específico donde se dio cuenta de que tenía que cambiar sus hábitos alimenticios. El 78% lo hizo por motivos de salud y el 52% para perder peso.  Y casi la mitad decidió usar este tiempo para hacer un cambio positivo en su dieta.

S1.000 chilenos participaron de un estudio mundial realizado en 30 países sobre hábitos alimenticios durante la pandemia. La encuesta reveló que en nuestro país el 56% de las personas modificó la dieta en los últimos siete meses y que la pandemia ayudó a muchos a cumplir con el cambio. 6 de cada 10 encuestados manifestó que su nueva dieta dura más porque la hicieron durante la pandemia actual, a diferencia de si lo hubieran hecho en otro momento.

La encuesta de Herbalife Nutrition a cargo de OnePoll observó por qué podría haber sucedido esto y profundizó en los cambios específicos que hicieron los encuestados. El 47% comenzó a consumir más alimentos vegetales, el 47% también comenzó a comer más frutas y vegetales; y el 37% hizo un esfuerzo por comer menos carne.

Los resultados también arrojaron que 26% de los encuestados cortó o consumió menos azúcar y algunos disminuyeron el consumo de los “gustitos” que se dan (30%).

¿Y por qué decidieron los encuestados hacer un cambio en la dieta en este momento? Para muchos se debió a que tienen más tiempo disponible.

El 38% expresó que tienen más tiempo para investigar alimentos más saludables; mientras que el 47% manifestó que tiene más tiempo para cocinar y aprender nuevas recetas. Además, los encuestados dijeron que se alejaron de las influencias negativas, como los refrigerios de la oficina (33%); mientras que otros desearon usar este tiempo para realizar un cambio positivo (47%).

“Ningún momento es malo para hacer un cambio positivo en el estilo de vida, sobre todo, cuando esos cambios conllevan resultados duraderos para la salud”, expresó el Dr. Kent Bradley, Director de Salud y Nutrición, Herbalife Nutrition. “Durante esta pandemia surge que son más las personas que optan por fuentes de nutrientes de calidad, tal como los que se encuentran en una dieta a base de vegetales”.

Se preguntó a los encuestados sobre su dieta actual y se halló que 74% come carne como parte de su dieta; 18% se denominó “vegetariano flexible” y el resto de los encuestados, vegano o vegetariano.

Pero es posible que las dietas a base de vegetales estén en aumento: El 72% de los encuestados manifestó que le gustaría incorporar más alimentos vegetales en la dieta pero que no estaba seguro por dónde comenzar.

La encuesta también concluyó que 40% de ellos expresó que tienen mayor apertura mental frente a los alimentos vegetales y las opciones “de carne sin carne” durante la pandemia.

Y el 43% de los encuestados cree que, durante toda la vida, la mayoría de la gente tendrá una dieta en base a vegetales.

¿QUÉ CAMBIOS HICIERON LOS ENCUESTADOS EN SU DIETA DURANTE LA PANDEMIA?

  1. Comenzó a comer más frutas y vegetales                                                                    47%
  2. Consumió más alimentos vegetales                                                                              47%
  3. Consumió menos carne                                                                                                   37%
  4. Redujo la cantidad de dulces/postres que consume                                                 30%
  5. Redujo la cantidad de refrigerios que consume                                                         29%
  6. Eliminó/consumió menos azúcar                                                                                  26%
  7. Eliminó/consumió menos arroz                                                                                     14%        
  8.  Eliminó/consumió menos lácteos                                                                                 13%        
  9. Eliminó/consumió menos gluten                                                                                   10%
  10. Eliminó/consumió menos huevos                                                                                 6%        

¿POR QUÉ LOS ENCUESTADOS CAMBIARON LA DIETA DURANTE LA PANDEMIA?

  1. Tuvieron tiempo para cocinar más y aprender nuevas recetas                                47%
    1. Desearon usar este tiempo en casa para hacer un cambio positivo                            47%
    1. Tuvieron tiempo para investigar alimentos/dietas más saludables                            38%
    1. Se alejaron de influencias negativas para la dieta (refrigerios de la oficina,
       postres en restaurantes, etc.)                                                                                       33%
    1. La pandemia les limitó las opciones de alimentos                                                      19%
    1. El médico/dietista, etc. se los aconsejó                                                                        17%        
    1. Sus afectos hicieron el cambio y ellos los siguieron para sentirse incluidos            15%
    1. El costo de la carne aumentó desde el inicio de la pandemia                                  14%        
    1. Creen que bajó la calidad de la carne desde el inicio de la pandemia                            9%
    1. Comenzaron a salir con alguien que conocieron que tiene una dieta diferente           6%

Desde 1979, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) celebra el Día Internacional de la Alimentación. Dentro de este tópico existen mitos y contradicciones, específicamente en cuanto al consumo de carnes rojas en niños.

Es por ello que Athena Foods, a través de su nutricionista Erica Kowarick, se refiere a los beneficios de las carnes rojas en las vidas de los más pequeños del hogar.

Aliado para un buen desarrollo fetal:

Las necesidades de proteínas y hierro se incrementan durante el embarazo, especialmente en el tercer trimestre de gestación, cuando el feto realiza su stock de hierro que dura hasta los seis meses de vida. Es aquí cuando las carnes rojas consumidas por la madre, se transforman en un aliado ideal, al ser rico en proteínas y hierro de alta absorción.

Desarrollo de los niños:

Es recomendable incorporar la carne roja en la dieta de los niños a partir de los 6 meses, período en el que comienza la inclusión de alimentos (papillas, colados).

Influye positivamente en el desarrollo cognitivo, muscular y permite garantizar una buena inmunidad.

En el caso de que exista una baja ingesta de proteína animal, los niños podrían presentar complicaciones como un bajo desarrollo cognitivo, anemia, baja inmunidad e incapacidad para alcanzar su potencial de crecimiento.

Consumo ideal:

Los cortes de carne ideales para bebés y niños pueden ser de cualquier tipo que no esté procesado. Los recomendados son posta rosada -negra y ganso-, lomo liso y filete.

El consumo de proteínas debe ser rotativo. Idealmente, el niño debe consumirlas dos veces al día, donde la carne roja puede ser frecuente. Las cantidades varían según la edad, el peso y la altura.