Type and press Enter.

Consejos para entregar una nutrición balanceada a nuestros hijos

Comienza un nuevo año escolar y las noticias nuevamente nos alertan de las altas cifras de sobrepeso y obesidad en los niños y jóvenes chilenos.

El Mapa Nutricional 2018 realizado por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas (Junaeb) -dado a conocer en febrero pasado- determinó entre otros índices que tres de cada cinco niños de quinto básico tiene sobrepeso u obesidad.

¿Qué estamos haciendo mal? ¿qué debemos cambiar en la alimentación de nuestros hijos? Conversamos de este tema con el médico pediatra Pedro Barreda, miembro del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife Nutrition y autor del libro éxito de ventas ¡Olvídese de las calorías! Coma Sano y Natural”.

El profesional es enfático en señalar la responsabilidad que cabe a los padres en el estado nutricional y de salud de sus hijos, especialmente en los más pequeños, pues es en la casa donde los papás deciden qué comen sus hijos y en qué cantidades. “Es en la primera infancia, donde se forman los hábitos alimenticios de los niños y es en esta etapa donde los padres son 100% responsables de su alimentación. Es justamente en este nivel, correspondiente a los niños de pre kínder, kínder y primero básico, donde el sobrepeso u obesidad aumentó en 1,3 puntos porcentuales en promedio respecto del año anterior según la JUNAEB.

“Está demostrado científicamente que durante los primeros tres años se forman los hábitos alimenticios para toda la vida y hasta llegar a la pubertad se desarrolla el número de células grasas que nos acompañarán a lo largo de los años”. Por este motivo, es muy importante el rol que juega el Estado en educar e informar a los adultos -que pueden discernir y decidir- para que tomen buenas decisiones a la hora de alimentar a sus hijos, afirma el especialista en nutrición.

“En esto no sólo debemos culpar a las políticas del Estado, pues los padres también han tenido gran responsabilidad. Los padres, en su mayoría, no leen las etiquetas de los productos que les dan a sus pequeños. Es importante que sean parte de la solución y no del problema, de que sean conscientes de lo que comen y que sepan en términos generales no ha alimentos prohibidos, lo que se prohíbe o limita es la cantidad y la frecuencia”.

Colaciones y recomendaciones básicas para una alimentación saludable

Según el doctor Pedro Barreda, lo primero, es que los padres tomen conciencia de que deben procurar y velar por la buena salud de sus niños; que entiendan que darle de colación una galleta nunca será igual que una fruta; y que deben leer el contenido calórico por porción de los productos con los que alimenta a la familia, ver cuánta azúcar, sodio y grasa contienen.

Lo segundo, respecto de las colaciones para el colegio, lo ideal es optar por una alimentación saludable, donde volvamos a lo natural y evitemos tantos snacks procesados (no eliminar, pero sí restringir). Por ejemplo:

  • 1 yogurt natural o con sabor y alto en proteínas
  • 1 puñado de frutos secos
  • 1 huevo duro
  • Frutas frescas como arándanos, frutillas o frambuesas
  • ½ plátano o manzana
  • Evitar/limitar/restringir jugos azucarados, barritas de cereales, frituras, dulces y golosinas que sólo aportan calorías vacías a los niños.

No se trata de que los niños hagan dieta, se trata de tomar conciencia de que no podemos hipotecar la salud de nuestros hijos para el futuro y para ello debemos ocuparnos, motivarnos y planificar su nutrición. Toda la familia debe comprometerse en este propósito que debe ir acompañado de fomentar la actividad física y generar ambientes libres de estrés, asegura Barreda.

Y finalmente, para entregar una nutrición balanceada a los niños, también debe serlo para toda la familia y lo principal a tener en cuenta, según el médico asesor de Herbalife Nutrition es:

  • Consumir tres comidas principales y dos colaciones diariamente. Una colación a media mañana y una colación a media tarde, esto evitará el picoteo entre horas y llegar a la comida siguiente con un apetito desmedido.
  • ¡No saltarse las comidas! Especialmente el desayuno que nos permite iniciar el día con energía y no excedernos en la siguiente comida.
  • Disminuya el tamaño de las porciones, coma lento y sin elementos distractores como la televisión.
  • Disminuya las grasas, las bebidas con azúcar, la sal de mesa, frituras y comida chatarra.
  • Evite el postre y si no puede, opte por frutas frescas.
  • Haga ejercicios, camine, baile, realice actividades entretenidas con amigos o familia. Todo lo que sea mover el cuerpo es saludable.
  • Dos frutas y tres verduras al día lo nutrirán de fibra, vitamina y minerales.
  • No espere tener sed para hidratarse. Aumente el su consumo diario de agua o bebidas sin azúcar. Mínimo 1.5 litros
  • No hay alimentos prohibidos. Sólo prohibida su frecuencia, cantidades y horarios de consumo.